¿Tiempo de eléctricos?

Noruega, un país con poco más de cinco millones de habitantes en el que las ventas de coches eléctricos superan el 5 por ciento del total –más de 10.000 coches eléctricos vendidos el pasado año–, y donde empieza a ser normal ver coches de este tipo circulando por la calle, o enchufados a un poste de recarga cuando acudes a un centro comercial a hacer la compra.

¿Qué es lo que ha hecho que los conductores noruegos vean en los coches eléctricos una solución de movilidad eficaz y una alternativa real a los coches con motor de combustión convencional? Pues por un lado la evolución que están experimentando estos automóviles y las últimas novedades en llegar al mercado, con un Nissan Leaf que aparece mes tras mes entre los primeros en las listas de coches más vendidos.

Pero sobre todo, y junto al elevado precio del combustible en este país, la política que aplica el Gobierno noruego para fomentar el uso de este tipo de vehículos: no pagan IVA no impuesto de matriculación o circulación, tienen parking gratis en la ciudad, pueden circular por zonas restringidas al tráfico de coches “que echan humo”,  están exentos de peajes en autopistas… y la red de recarga va ya por más de 3.500 puntos distribuidos por todo el país.

Las cosas son, por el momento, muy distintas en el resto de los países europeos, por mucho que en Alemania se haya marcado como objetivo alcanzar el millón de coches eléctricos en sus carreteras a finales de esta década, o que la Comisión Europea estimara a principios de este año que España tendría 2,5 millones de vehículos eléctricos en esa misma fecha. Previsiones todas muy optimistas incluso adoptando medidas como las que existen en Noruega, salvo que de un día para otro se produzca un cambio radical en los tres aspectos que siguen lastrando el avance de los coches eléctricos desde hace años: coste de adquisición, autonomía y tiempo de recarga.

Este número de Motorlife tiene como protagonista un coche eléctrico que aporta interesantes novedades, el BMW i3. Sigue siendo caro comparado con un coche con motor de combustión, pero no lo es tanto si la comparación se realiza con otros coches eléctricos teniendo en cuenta su potencia, su equipamiento de serie o su tecnología –es el primer coche producido en serie fabricado en fibra de carbono–. Y además añade una solución, el “Range Extender”, que posibilita seguir circulando otros 100 km más allá de los 200 en los que parece se encuentra la barrera en la autonomía de los coches eléctricos actuales, repostando gasolina en cualquier estación de servicio.

Además, damos un repaso a los coches eléctricos que se pueden comprar actualmente en nuestro mercado y a los que vienen en los próximos meses, e intentamos resolver cualquier duda que se te pueda plantear sobre esta tecnología.

MotorLife Magazine nº34

Deja tus comentarios